POR ConstanceZimmer

Que quiere decir Alberto Rodríguez Saá con eso de “organizar los planes”

Cambio voto por plan social

 

Es simple. La nueva tarea del ministro de Acción Social, Sergio Tamayo, es comenzar una minuciosa tarea de eliminación de los planes sociales que repartieron a diestra y siniestra a cambio de un voto. Logrado el “toma y daca”, del que tanto sabe hablar Alberto Rodríguez Saá, ahora es tiempo de ajustar cuentas, total; el voto ya lo consiguieron.

Tamayo comienza un trabajo similar al que realizó la secretaria de la Vivienda, Gutierrez de Gatto

Siempre detrás del discurso social y cargado de emoción de Alberto Rodríguez Saá hay un doble sentido. Esta vez, para no exponer a su “Eva Perón”, María Angélica Torrontegui, al mundo de quejas que deberán afrontar en los próximos meses, decide alejarla de un Ministerio que solo trabajó pensando en las elecciones pasadas.

Tamayo viene a hacer el “trabajo sucio”. Y lo sabe, pero no puede ser ajeno a este pedido que ya comenzó a ejecutarse a partir del relevamiento de los funcionarios de todos los ministerios están realizando en la calle, recorriendo merenderos, escuelas e instituciones donde deberían estár trabajando los jóvenes becarios.

La realidad es que solo el 25% de los jóvenes que recibieron la beca, realizan una contra prestación por lo que cobran. El resto, espera en casa el día de cobro y nada más.

Cuando Rodríguez Saá dijo “Tenés que organizar los miles de hermanos que hemos incorporado en algo así como un Plan de Inclusión, Pañuelos Solidarios, a los jóvenes, a los estudiantes”; en realidad lo que dijo es “Tenes que organizar a los miles que les regalamos un sueldo y no están laburando. Tenés que reducir los gastos porque no nos cierran las cuentas”.

El dato es contundente. Y no hace falta escribir más. El Gobierno de los hermanos Rodríguez Saá tiene más de 80 mil planes sociales en marcha y el sistema de control es tan desastroso que ni ellos saben que algunos cobran dos veces el mismo plan y no hacen absolutamente nada.

Fotos: ANSL