POR ConstanceZimmer

Lula fue condenado por unanimidad, por corrupción y lavado

Brasil

Los tres jueces que integran la sala octava del Tribunal Regional Federal 4 aumentaron de 9 a 12 años la pena impuesta por el juez Moro. Es por la causa del tríplex, un departamento que habría recibido el ex presidente como coima de una constructora.

 

Los tres jueces fallaron en contra de Lula Da Silva y consideraron que hay pruebas que lo vinculan con hechos de corrupción y lavado de dinero. Además, los magistrados aumentaron en dos años y medio la pena impuesta en primera instancia, al llevarla a 12 años y un mes. 

El instructor del juicio, el camarista Joao Pedro Gebran Neto, fue el primero en votar a favor. En su fallo pidió aumentar la pena de Lula Da Silva a doce años y un mes. La pena original impuesta por Sergio Moro había sido de nueve años y medio.

"Hay prueba, encima de lo razonable, de que Lula fue uno de los articuladores, si no el principal, de la trama de corrupción" que operó en la estatal Petrobras, afirmó Joao Pedro Gebran Neto, el instructor del caso en el Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF4) de la ciudad de Porto Alegre y primero de los tres jueces en condenar a Lula.

"Considero que la culpabilidad es extremadamente elevada tratándose del expresidente", justificó el magistrado y agregó que la "gravedad" de los delitos cometidos exige una "pena mayor".

Tras el voto del instructor, se pronunció Leandro Pulsen, quien subrayó que "la imputación más importante está en la primera parte de la denuncia, cuando se coloca al presidente como garante de esa organización criminal".

Luego apuntó que adhería al criterio de Gebran Neto sobre aumentar la pena impuesta en primera instancia por el juez Moro al expresidente.

El tercero en hacer conocer su fallo fue el camarista Víctor Laus, que le dedicó palabras elogiosas al juez Moro (lo llamó "brillante" y "corajudo") y coincidió con el criterio de los dos jueces del tribunal: encontró culpable a Lula y además llevó la condena a 12 años y un mes.

Lula escuchó los fallos junto a los trabajadores

El expresidente de Brasil esperó la resolución del fallo en el Sindicato de  Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, en las afueras de San Pablo, luego de visitar Porto Alegre por algunas horas para agradecer la solidaridad de sus correligionarios, entre ellos, la expresidenta Dilma Rouseff.

Como último recurso, la defensa de Lula presentó hace días el pedido de inocencia del expresidente ante la cámara de apelaciones.  Los abogados alegaron que presentaron pruebas que demuestran su inocencia, pero también pidieron la prescripción de la causa, que data de 2009.