POR TawnyCypress

Abrazo simbólico a la escuela Martín Güemes y a la educación pública provincial

Olvidada

La comunidad educativa de la escuela Martín Güemes dio inicio este lunes al ciclo lectivo 2018, gracias al esfuerzo de padres y docentes que pusieron en condiciones el establecimiento para recibir a los chicos. También hubo un abrazo simbólico de padres, docentes y alumnos.

Alumnos y docentes abrazaron la escuela

 

Las autoridades de la escuela pusieron en conocimiento de la comunidad el reclamo de fondos nacionales destinados a obras edilicias, que nunca llegaron para la realización de las mismas.

El Estado nacional transfirió los fondos al Gobierno provincial pero la obras no se hicieron. Pasaron 10 años de aquel proyecto que preveía la contrucción de nuevas aulas, baños, un comedor y diferentes refacciones necesarias para el dictado de clases.

La directora de la escuela, Nancy Cangiano explicó que el Gobierno de la provincia no ha dado ningun tipo de respuesta a los requirimientos que han planteado. "Nadie nos da una solución. No tenemos aulas, no tenemos comedor, ni siquiera los elementos de limpieza. Todo lo tenemos que comprar nosotros".

Al ser una escuela técnica, nuestros alumnos pasan muchas horas en el establecimiento y necesitan un lugar digno para poder comer. Con la cooperadora de la escuela hemos hecho trabajos de división de aulas, hemos ido improvisando una cocina. Es una verguenza que a la educación pública se la deje tan de lado", indicó la directora.

"Siempre decimos que los jóvenes son el futuro y que con la educación nos vamos a salvar, entonces invirtamos y apostemos a la educación".

Todos los meses, la comunidad educativa organiza diferentes eventos para recaudar fondos y poder comprar los elementos necesarios para el normal dictado de clases o las refacciones que la escuela necesite.  "Hacemos eventos todos los meses, como peñas, bingos, venta de choripanes, venta de panchos y con eso juntamos fondos", aseguró Cangiano.

En el diálogo que las autoridades mantuvieron con la prensa, expusieron la diferencia que notan entre las escuelas generativas, donde “tienen todo”, y la situación real y crítica que viven en estructura edilicia muchos establecimientos públicos. Cangiano dijo, que por la especialidad de la escuela, pidieron kits de robótica a la Universidad de La Punta pero todavía no los recibieron.

“Para nosotros era fácil cerrar las puertas y no comenzar por problemas de mantenimiento, pero pusimos nuestro esfuerzo para que los chicos sí comiencen las clases. Acá no vino nadie del Ministerio para saber si todo estaba en condiciones”, concluyó la directora.