POR ConstanceZimmer

Destrato a artistas locales, sin baños, ni agua, ni alojamiento, pero con artistas nacionales y un presupuesto millonario

Festival del Caldén

Se gastaron millones de pesos en el pago a los artistas nacionales, sin valorar a los nuestros. Un festival prácticamente sin baños y sin agua potable ni alojamientos. Quejas de artistas de San Luis y público en general.

 

El capricho de los hermanos Rodriguez Saá, de la mano del ministro Sergio Freixes dejó en claro que tamaña inversión no coincide con el lugar en donde se lo realiza, ni mucho menos con los servicios que dispone la localidad de Nueva Galia, ubicada a 300 kilómetros de la ciudad de San Luis.

 Este lunes los propios artistas locales manifestaron su malestar por lo vivido las tres noches en el programa, Amanecer Informados por Radio Nacional San Luis. Allí Laura Quiroga, una de las bailarinas de la Escuela de Arte expreso: "No nos sentimos valorados los artistas de San Luis, 150 artistas sin baño y sin agua", indicó.

La joven denunció que el sábado, sin argumentos después de viajar tres horas, pasar frío, sin camarines, sin nada no los dejaron participar.

“El equipo estuvo conformado por 150 artistas y técnicos puntanos que subieron al escenario, contaron pequeñas historias homenaje a los héroes que dieron su vida a caballo. Se hizo un homenaje a los maestros rurales, a los chasquis, a las carreras cuadreras”, informó.

"Estuvimos sentados en la tierra, por horas, sin una carpa. Nos corrían de todos lados, tenemos dolor por no sentirnos valorados. "Desde el Programa Cultura, nos contuvieron, pero desde la organización del Festival nos maltrataron".

“El viernes llegamos y no teníamos camarines para poder prepararnos, maquillarnos y hacer cambios de vestuario. Todo esto lo tuvimos que hacer en la vereda de acceso a los camarines, interrumpiendo el paso a los otros artistas que también estaban participando, pero no teníamos otro lugar para hacerlo. Eso molesto a la organización, pero ellos no se fijaron que nosotros también necesitábamos un espacio para poder prepararnos porque para eso nos habían contratado tanto viernes como sábado.”

“Para algunos era la primera vez de representar a su provincia en un festival de alto calibre, pero hay cosas que quedan muy tapadas y hay que hablarlo para que esto no vuelva a ocurrir”.

“Nosotros sentimos que no fuimos valorados, tanto cantantes, como productores, bailarines y músicos. El día sábado llegamos y ni si quiera teníamos un baño, y el viernes teníamos un camarín donde entraban 10 personas y un baño para 150 personas”. “El dolor de no ser valorado por tu propia provincia es bastante grande y no es la primera vez que pasa”, puntualizó.