POR ConstanceZimmer

Otra vez la policía de Villa de la Quebrada en el ojo de la tormenta

Pueblo chico, infierno grande

Cada tanto, la policía de la localidad de la Fe es noticia. Robos sin esclarecer, mentiras, falta de personal y ahora historias de infidelidades dentro del cuerpo policial. Para dar el ejemplo.

La Comisaría de Villa de la Quebrada, donde todo puede suceder. 

 

Faltan pocos días para que se celebre en esta localidad del departamento Belgrano los policías del lugar están más preocupados por el caso de infidelidad y posterior denuncia por golpes y amenazas que recae sobre uno de los uniformados que allí cumplen funciones, por la labor que ese cuerpo policial realiza en el pueblo.

Hace un par de meses atrás fueron noticia cuando delincuentes desvalijaron cuatro viviendas en sus narices. Rápidos por esclarecer el hecho informaron sobre allanamientos y objetos recuperados, pero en realidad no eran los robados a los damnificados. Un papelón.

Ahora se supo que el último fin de semana la sede policial se convirtió en una verdadera vergüenza para los vecinos, cuando se desató una pelea entre una mujer que descubrió a su marido, un agente que cumple funciones en esa localidad, a punto de mantener relaciones sexuales con una compañera en una de las oficinas de la comisaría.

Luego de esto, la mujer del policía, radicó una denuncia en el Juzgado de Familia y Menores 1 de San Luis. Sucede que después de descubrir a su pareja engañándola con una auxiliar, fue sometida a violencia de género por el agente infiel que no quería abandonar la casa de La Punta donde vivía junto a su ahora ex esposa y un hijo.

Stella Maris Lobo, la intendenta que gobierna solo tres días al año. El 1, 2 y 3 de mayo.
De acuerdo a lo informado por diversos medios, el policía engañador, habría golpeado a su mujer e hijo adolescente. La Justicia de Familia ordenó la restricción de acercamiento para el denunciado, que reviste la jerarquía de oficial principal.

Otra vez la Policia de Villa de la Quebrada es noticia y no por sus procedimientos exitosos. Esa localidad está librada al azar desde hace ya mucho tiempo y quien también hace oídos sordos a lo que sucede es la intendente Stella Marys Lobo, quien no pareciera gobernar este destino de fe a diario, sino únicamente cuando se acerca la festividad del Santo de la Quebrada.

Villa de la Quebrada carece de personal policial acorde a la cantidad de habitantes. No hay controles en los ingresos a esa localidad ni cámaras de vigilancia. La gente del pueblo tiene miedo de hablar y las acciones no hacen más que afianzar más el dicho popular: “Pueblo chico, infierno grande”.