POR TawnyCypress

Casi 200 trabajadores de hospitales públicos quedan sin su fuente laboral

Usados y despedidos

Fueron empleados en el mes de octubre, trabajaron durante siete meses y todavía no cobraron nunca. Ahora el Gobierno los deja sin su puesto de trabajo por “falta de presupuesto”.

 

El Gobierno de la provincia comunicó a casi 200 trabajadores que desempeñaban sus tareas en hospitales públicos que a partir de mayo no deben prestar más servicio en las áreas en las que cumplían funciones porque no se les renovará el vínculo laboral con el Estado.

Los gremios ATSA y APTS que nuclea a trabajadores sanitarios y profesionales de la salud expresaron su preocupación por la situación que viven estas personas que se desempeñaban como choferes de ambulancia, enfermeros, camilleros, obstetras, odontólogos, etc.

Gerónimo Ortiz de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad manifestó que el Gobierno no ha dado explicaciones oficiales pero van a pedir reunirse con la Ministra de Salud, Graciela Corvalán para que explique lo que está pasando con estas personas, que además estaban trabajando de manera irregular.

“Esto es lamentable. Se les ha comunicado a varios compañeros que ha culminado su tarea dentro de los hospitales. No ha habido rescisión de contrato porque nunca existió contrato formal”, explicó Ortiz en declaraciones realizadas en el programa La Locomotora, de Radio Universidad.

“Hubo preacuerdos de buena fe y se fueron dando los pasos administrativos que estos procesos demandan, pero llegó un momento que nadie decía nada. Esto es un agravio hacia el trabajador, que no merece. Estuvieron trabajando y cumpliendo un crédito horario según la norma laboral, aún sin cobrar un centavo por la prestación del servicio”,  afirmó el representante de ATSA.

Algunos fueron incorporados al sistema sanitario provincial en el mes de octubre, en plena campaña electoral. Desempeñaban tareas en diferentes hospitales y centros de salud del interior, como Merlo, Justo Daract, Villa Mercedes, La Toma, Quines, Luján, San Francisco, Nogolí, La Calera, Villa General Roca y hasta en el Complejo Sanitario San Luis.

Por su parte, la secretaria general de la Asociación de Profesionales y Técnicos de la Salud (APTS), Ana Lía Trifiró explicó que son casi 200 las personas que “han estado trabajando durante siete meses, creo que tenían el contrato, pero no tenían el decreto firmado”.

“En salud no sobra nadie. Si esta gente, en su momento fue contratada, es porque hacía falta”, enfatizó Trifiró y adelantó que mantendrán una reunión con las autoridades de ATE San Luis para saber qué medidas van a tomar.

“Nos parece espantoso que alguien se tome la atribución de dar y quitar el trabajo a la gente así como así. Te lo doy si me votás y si no me votás te lo quito. O ahora que ya me votaste me doy cuenta que no tengo plata. Hay personas que dejaron otros trabajos para trabajar en la salud pública”, aseguró Trifiró.