POR ConstanceZimmer

Amenazas de muerte, divisiones y peleas de poder en el Partido Justicialista

Política

La denuncia de la dirigente peronista, Sonia Abarca por las amenazas de muerte que recibió de parte del secretario general del Partido Justicialista y ex ministro de Turismo, Héctor “Pachi” Mazzina, dejaron a la luz la situación que se vive en el PJ puertas adentro.

Sonia Abarca defiende a Adolfo y critica a Alberto


Los Adolfistas critican desde sus lugares de trabajo a los Albertistas y esta “grieta” se pudo comprobar el pasado 1 de abril, cuando en ocasión de brindar su discurso, Alberto Rodríguez Saá, se notó la ausencia de funcionarios y seguidores que ya se han alineado detrás de Adolfo.

Sonia Abarca, quien tuvo sus minutos de fama a partir de los audios que filtraba a la prensa para dar a conocer su respaldo a Adolfo Rodríguez Saá, criticando a diestra y siniestra a quien se le cruzaba por el camino, esta vez informó que Mazzina le manifestó que “iba a terminar como muñequito en un cajón”.

La amenaza es grave y de comprobarse, el ex fugaz ministro de Turismo, Héctor Mazzina, y ahora secretario General del partido, deberá actuar en consecuencia si la denuncia llega a la justicia.

"Pachi" Mazzina pasó de ser uno de los peores ministros de Turismo a ocupar su cargo de Secretario del PJ. Ahora es conocido por su amenaza de muerte.

Lo cierto es que la polémica dirigente no solamente denunció la amenaza, si no que disparó munición gruesa en contra de los dirigentes que según ella “son los que se están llenando los bolsillos; están en la mentira, la traición y se ca…. en el pueblo”.

El despido masivo de 160 trabajadores de la salud también fue uno de los temas a los que se refirió, manifestando: “La gente me llama llorando, suplicando que la ayudemos a reincorporarse”. “Pedimos al pueblo que oremos, y que se tome en consideración para que se les devuelva el trabajo. Así como denunciamos a María Angélica Torrontegui cuando se burlaban de la gente, de los más humildes; lo vamos a hacer ahora con la ministra de Hacienda, ella no puede venir y decidir quitarles el trabajo. No cumple con los requisitos de ser peronista”, dijo.

Despejando las dudas respecto a la interna feroz que se vive en el PJ, la dirigente agregó: “El vicegobernador ha sido elegido por el pueblo, como el gobernador, y le exigimos bajo los derechos que nos corresponden que a esa gente se les dé una solución. Somos seres humanos, no esclavos. Pedimos que se respeten los derechos”.