POR invitado

Al rojo vivo

Escuela de despilfarro

Escuela de despilfarro. Alberto Rodríguez Saá deberá dejar de jactarse de ser el director de una exitosa escuela de administración. El año 2017 lo cerró con un déficit de casi $846 millones. Despilfarró todos sus ahorros en títulos públicos y registró una deuda de casi $ 4.000 millones. Su candidatura a presidente impactará aún más en los dineros del estado… y en tu bolsillo.

Los hermanos Rodríguez Saá en el intento por mantener el poder dilapidan los recursos del estado, malgastan el dinero y vacían las arcas provinciales.

Ya lo dijo una vez el propio Rodríguez Saá: “San Luis está a punto del default”, pero luego lo desmintió a través de sus ministros. Lo cierto es que no mentía, porque el Gobernador gastó un 26,68% más de lo autorizado en el presupuesto sancionado por la Legislatura.

El gasto político fue impresionante. Los últimos 4 meses del 2017 se llevaron más de $ 3.200 millones repartidos entre ministros, ministerios y planes sociales.

Las cifras

Los datos reflejan una situación que se origina en las propias decisiones de Alberto Rodríguez Saá. Los recursos ascendieron a $ 26.681.524.908 lo que representa un incremento interanual en orden del 29,94%. El gran desvío se encontró en los gastos públicos. Los mismos ascendieron a $27.527.261.176 lo que representa un crecimiento del 58,1% con relación al 2016.

Así el crecimiento de los gastos prácticamente duplicó al crecimiento de los recursos, lo que no podía terminar en un escenario distinto al avizorado, un fuerte déficit fiscal, en orden de los $845.736.268.  Solamente el 38,31% fue destinado a los gastos de capital o de inversión.

En obras públicas se invirtieron solamente $ 3.409 millones, lo que representan un 12,38% del total de los gastos. La mayor parte de este monto se lo llevó el mega parque “La Pedrera” donde se invirtieron $ 953 millones, en 2017, según lo declarado.

La calidad del gasto también es preocupante. Solamente el 38,31% fue destinado a los gastos de capital o de inversión. Pero a poco de adentrar en el análisis se observa que muchos gastos corrientes fueron considerados como gastos de inversión, por lo que, el porcentaje destinado a estos últimos resulta mucho menor a aquel informado.

En el 2017 se vendieron la totalidad de los títulos públicos que disponía el Gobierno provincial, por un valor contable de $ 2.424.354.562 con más la diferencia de cotización e intereses.

La radiografía de la realidad económica de San Luis deja en claro el pésimo manejo de los dineros del estado. Situación que seguramente empeorará a medida que se acerquen las próximas elecciones del 2019.