POR TawnyCypress

Crece el consumo de marihuana, alcohol y derivados de la cocaína en San Luis

Alarmante

No solo la droga ha infectado los barrios. También en San Luis se ha registrado un notable incremento en el consumo de alcohol, tabaco y bebidas energizantes. Un informe de Sedronar alertó sobre la situación que todos observamos pero al Gobierno de Alberto Rodríguez Saá pareciera no importarle.

 

Claro, una de sus ex ministras puso el tema sobre la mesa, pero el Gobernador en vez de hablar sobre el tema y generar conciencia, prefirió callar y hablar de “picardías de jóvenes”.

Nunca, los gobiernos de Alberto Rodríguez Saá aceptaron trabajar en conjunto con Sedronar, aun habiendo varios pedidos desde la secretaría Nacional que cubre el resto del país y colabora con todos los gobiernos provinciales. ¿Un ejemplo de esto? Año a año crece la incautación de bebidas en los accesos a las fiestas del Día del Estudiante en los centros turísticos.

El informe de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y Lucha contra el Narcotráfico indica que “existen zonas vulnerables” donde circulan diversas sustancias y además se da la edad de inicio “más elevada” en la utilización de solventes e inhalables.

La realidad es fuerte y para ello el equipo de Sedronar que se desempeña en esta Provincia afianza las acciones para contener un flagelo que la ciudadanía observa día a día. El objetivo es prevenir y alejar, principalmente a los jóvenes, de las drogas. 

El informe indica que la edad promedio de inicio en la que los estudiantes consumieron por primera vez una sustancia determinada, se sitúa entre los 13 y los 15 años. 

El único convenio existente es el logrado con la Municipalidad de la ciudad de San Luis, que cuenta con un espacio físico y desde donde un equipo de profesionales trabaja a diario para contener a jóvenes y adultos que consumen drogas y buscan alejarse de esto.

El único punto de contacto del organismo nacional con San Luis es un convenio con la Municipalidad de la capital puntana que facilita un espacio físico. Eso permite en la actualidad que un grupo de profesionales contenga a una población donde la droga es un flagelo en aumento. Las actividades principales tienen lugar en el CIC del Barrio Félix Bogado 

 

Radiografía de la droga en San Luis


El DIAT que contiene las situaciones de consumo en la zona sur abarca los barrios Néstor Kirchner, Padre Mujica, 30 Viviendas y 200 Viviendas. Ya tiene 4 años de trabajo y relevamientos en campo. Es así que alrededor de 150 jóvenes están involucrados en los talleres de música, de deporte y de apoyo escolar. Además ofrece seguimiento psicológico y psiquiátrico.

La labor diaria ha permitido confirmar a los especialistas que hay un aumento en el consumo de la marihunana y de “alita” (un derivado de la cocaína).

En ese punto de la ciudad, el flagelo está contenido. Pero no pasa lo mismo en otros barrios donde la droga crece sin ningún control, y donde solo hay preocupación.

La gravedad ya fue expuesta por algunos párrocos que son testigos a diario del daño que están sufriendo las comunidades. Uno de los sitios más conflictivos está alrededor del barrio Eva Perón donde lo máximo que se pudo hacer fue una reunión en el Hospital de Día movilizada por el sacerdote de una parroquia y madres que necesitan una asistencia urgente.

Hay 62 DIAT’s funcionando en todo el país, y tienen tareas determinadas basadas en el trabajo comunitario, desde un abordaje integral.

Están integrados por equipos interdisciplinarios y operadores de distinta formación que colaboraran con diversas actividades. Por ejemplo en generar espacios de encuentro para la promoción, prevención y asistencia en adicciones.

“Tenemos consultas de todo tipo y edades; y si bien saben que es un lugar específico en atención de adicciones, lo cierto es que hay un despliegue de otras situaciones detrás por lo cual necesitamos trabajar en red”, explicó al portal web El Chorrillero, la subsecretaria de Abordaje Territorial, Lidia Saya, en una visita que realizó a la provincia.

Los diferentes espacios creados por los profesores transmiten conceptos de vida saludable y favorecen el vínculo para que los profesionales conozcan qué les pasa a esos chicos y cómo empezar a ayudarlos para alejarlos del consumo.

La funcionaria remarcó que en las estadísticas actuales lidera el policonsumo, y que el alcohol es la gran puerta de entrada. Que la situación es a nivel país y que San Luis no escapa a esa triste realidad.
“Hay un alto consumo de alcohol, con una baja edad de inicio y eso en los DIAT, como acá en San Luis, se nota”, informó la funcionaria.

Los últimos datos indicaban que en la población comprendida entre los 16 y 65 años, las sustancias psicoactivas con mayores niveles proporcionales de consumo son las bebidas alcohólicas en un 65,6%. Después se ubicaban otras sustancias ilícitas (pasta base, éxtasis, inhalables, opiáceos y anestésicos, anorexígenos, crack y alucinógenos) en un (1,7%), y finalmente la marihuana, en un 1,4%.

Y en ese análisis se desprendía que el consumo reciente de marihuana ubicaba a la provincia 1,77 puntos por debajo de la media nacional.

Saya indicó que los equipos que prepara la Sedronar están en condiciones de brindar “las herramientas básicas” para acompañar y encontrar los mecanismos para que las sustancias y el alcohol no sean una vía de escape para los jóvenes, ni una forma de vida.

“No sirve de nada un equipo de Sedronar aislado, necesitamos trabajar en red, y esto no estaba pasando en San Luis. Es importante que se involucren las instituciones de salud pública, de desarrollo social y la justicia”, indicó.

 

Foto: Internet