POR ConstanceZimmer

Otra vez en la lupa el manejo de la publicidad de San Luis

Gestión Alberto Rodríguez Saá

La gestión de Alberto Rodríguez Saá es nuevamente noticia por el manejo controversial de la publicidad. En esta oportunidad un medio nacional desnudó las intenciones del radical K, Leopoldo Moreau que intentó saldar la deuda de su hijo con publicidad de San Luis.

 

El Gobierno de San Luis terceriza la publicidad con una empresa, vieja conocida de los hermanos Rodríguez Saá. Se trata de “1810 Comunicaciones” de Gustavo Valenzuela y Daniel Taito (con denuncias por estafa en el sur de Argentina). Desde esta firma se “mueven” más de 369 millones de pesos que no tienen control alguno.

El portal INFOBAE reprodujo en una nota las intenciones de Leopoldo Moreau de saldar la deuda de su hijo, que es funcionario de Alberto Rodríguez Saá en la casa de San Luis, con un financista prófugo. La idea de Moreau era achicar la deuda a partir de pautas publicitarias del Gobierno de San Luis.  

Leopoldo Moreau se reunió en varias oportunidades con el financista, ahora prófugo, Alejandro Talevi. El veterano dirigente devenido en kirchnerista duro buscaba cerrar la deuda personal millonaria de su hijo Leopoldo Raúl (38).

 “Le llegó a ofrecer publicidad de la provincia de San Luis porque Talevi tenía una empresa de carteles. Era un intento para tratar de reducir la deuda”, declaró un ex empleado de la financiera que operaba en la city porteña. Así lo indica el portal INFOBAE, escrita por el periodista Nicolás Pizzi.

Nota textual de Infobae:

Se fugó a España el financista preferido de los radicales: estafó a políticos, empresarios y hasta a un barra brava

Se trata de Alejandro Talevi, muy conocido en la City porteña. La última corrida bancaria lo dejó sin “respaldo”. Sin avisar, se tomó un avión y cortó todas las comunicaciones. Las negociaciones con Leopoldo Moreau

El 25 de septiembre, la financiera estaba vacía por el paro general. Cerca de las 10 de la mañana, entró apurado y sorprendió al gerente: “Llamá a todos, deciles que se terminó, pero avisales que voy a pagar indemnizaciones“. Un rato después, los empleados comenzaron a recibir el aviso. Era el final de semanas frenéticas para Alejandro Talevi, un financista de primera línea de la City porteña, conocido por sus estrechos vínculos con el radicalismo y la “Coordinadora”. Todas las fuentes del mercado consultadas por Infobaecoinciden que no pudo superar la corrida bancaria de agosto. A la medianoche de ese mismo día, el empresario abandonó el país rumbo a Europa y cortó la comunicación con todos sus clientes y amigos. Entre los estafados, hay políticos, empresarios, sindicatos, un barra brava, y hasta empleados que le habían confiado sus ahorros.

Talevi es conocido en la City como el financista “de los radicales” por su pasado en la UCR. Durante el mandato de Facundo Suárez Lastra como intendente de la Ciudad, fue secretario administrativo de la Legislatura porteña. También estuvo relacionado con los medios de comunicación: fue director de Radio Rivadavia cuando esa emisora estaba en manos de otro radical, el empresario Luis Cetrá. No es la única mancha entre sus antecedentes: en 2002 apareció asociado a la causa de la “mafia de los medicamentos” por su actuación en el circuito financiero.

En la City cuentan que Talevi ya había atravesado otras crisis, pero siempre había logrado superarlas.

La financiera funcionaba en el segundo piso de Reconquista 672, bajo el rótulo de “Cooperativa de Vivienda, Crédito y Consumo Madercoop Ltda.”. Como la mayoría de sus colegas, Talevi se preocupaba, casi como una obsesión, por la seguridad: contrataba personal de Gendarmería para custodiar el ingreso y hasta tenía alquilada la oficina contigua para “reducir el nivel de riesgo”.

El financista tenía decenas de pequeños clientes que le entregaban sus dólares a cambio de una comisión mensual. “Te pagaba un interés de 3% mensual en pesos y cuando querías te retirabas con los dólares en la mano“, cuenta uno de los clientes estafados. También descontaba cheques y ofrecía otro tipo de servicios habituales para el rubro.

Con la trepada del dólar de fines de agosto, varios de los clientes comenzaron a reclamar su dinero. Ante la falta de efectivo suficiente, Talevi comenzó a desprenderse de sus bienes. Fanático de los autos y de las carreras de Fórmula 1, el financista tuvo que vender varios autos importados (su marca preferida es Porsche) y un barco de su propiedad. Hasta saldó deudas con cuadros. Pero no le alcanzó.

El 25 de septiembre, con la Ciudad semi vacía por el paro general que impulsó la CGT y el moyanismo, Talevi fue a su oficina y le pidió al gerente que le avisara a los empleados. Era el final. “A medida que nos llamaron fuimos llegando. Nos informaron que cerraba por culpa de la devaluación, y porque teóricamente el señor Talevi estaba enfermo. Nos dijeron que nos iban a pagar el sueldo del mes y que se iban a comunicar para arreglar la indemnización“, contó a Infobae uno de los ex empleados.

Apenas 48 horas después, comenzaron a recibir telegramas con este encabezado: “Según Poder otorgado por la Cooperativa de Vivienda , Crédito y Consumo Madercoop Ltda. , instrumentado mediante Escritura 217 ante el folio 1538 del Registro Notarial 1742 de la Escribana Dolores Dams y siguiendo instrucciones de mi mandante QUEDA DESPEDIDA A PARTIR DEL DIA DE LA FECHA POR CIERRE. LIQUIDACIÓN FINAL Y CERTIFICADO DE SERVICIOS A SU DISPOSICIÓN EN PLAZO LEGAL. QUEDA DEBIDAMENTE NOTIFICADA .Vivian Flor Steimberg (la última pareja de Talevi)”.

Luego de pasar por el estudio jurídico de la pareja de Talevi, algunos de los empleados cobraron por transferencia bancaria desde una cuenta del Banco Francés. Otros no tuvieron tanta suerte y siguen reclamando. “Sabemos que tiene bienes en el exterior, vamos a intentar accionar sobre eso“, adelantó a este medio otro de los ex empleados.

Acorralado por las deudas y las amenazas, Talevi dejó el país el 26 de septiembre a las 0:53 en un vuelo de Air Europa, pudo saber Infobae en fuentes oficiales. El pasaje lo había comprado unas horas antes su propia hija.

Su destino actual sería Madrid (España), donde vive un familiar directo, aunque otras fuentes aseguran que podría estar en Berlín (Alemania), donde reside otro familiar. “Desde ese día perdió todo tipo de contacto, por mail, teléfono o redes sociales. Nadie puede creer lo que hizo“, contó un amigo radical de toda la vida.

Infobae entrevistó durante dos semanas a financistas, dirigentes radicales, empresarios, abogados, ex empleados y otros damnificados para reconstruir la verdadera historia. Una de esas fuentes, que pidió anonimato, asegura que el punto de inflexión fue el reclamo de un barra brava de Boca, muy conocido en la City, al que le debía una suma cercana a los 600 mil dólares. “A partir de ese momento comenzaron a amenazarlo, también a sus hijos y a su pareja, (Vivian Steimberg). A ella le dejaban carteles en el auto“, cuenta una de las pocas personas que conoce los detalles de la trama.

Talevi siguió negociando con ese barra a la distancia. Cuando llegaron a un acuerdo, la pareja del financista fue la encargada de entregar, en Buenos Aires, una bolsa con decenas de cheques que quedaron “colgados” en la financiera.

El rumor enardeció a otros pequeños ahorristas. Entre los afectados hay una persona que le había encomendado sus ahorros para el cumpleaños de 15 años de su hija y una abuela que depositó dólares para el futuro de su nieto.

Pero Talevi era conocido por otro tipo de clientes, donde circula la plata negra de la política argentina. El listado incluye a encumbrados dirigentes del radicalismo, sindicatos, empresarios salpicados por la causa de los cuadernos, y hasta un histórico dirigente territorial del PRO, que tuvo un paso fugaz por la Legislatura porteña y que ahora se recluyó en un bastión peronista de la provincia de Buenos Aires.

Electroingeniería, propiedad de Gerardo Ferreyra, era uno de los clientes preferidos de la financiera. Ese empresario sigue detenido por la causa de los cuadernos porque la Cámara Federal le rechazó hace diez días su excarcelación.

Otros de los “afectados” fue Marcelo Montero, un dirigente radical que se volcó al kirchnerismo y terminó trabajando en el Ministerio de Planificación, bajo la tutela de Roberto Baratta y Julio De Vido, aunque es empleado de la Biblioteca del Congreso y nunca pidió licencia. Infobae reveló hace pocas semanas que el fiscal Guillermo Marijuán investiga su patrimonio. Ya detectó que vivía en Puerto Madero y además tiene una casa en el barrio privado “Los Sauces” de Pilar.

En los últimos días, Talevi contrató a un reconocido estudio jurídico para defenderse de las demandas judiciales en camino. Infobae intentó contactarse con el financista a través de su nuevo abogado, pero rechazó hacer comentarios.

Aunque no sería cliente, el diputado Leopoldo Moreau, una de las espadas de la ex presidenta Cristina Kirchner en el Congreso, visitaba con frecuencia la financiera de Reconquista 672, al menos en los últimos meses. Ex empleados aseguran que Moreau tuvo varias reuniones con Talevi para intentar llegar a un acuerdo por una deuda millonaria que mantenía uno de sus hijos, Leopoldo Raúl Moreau (38), con el financista. El diputado no respondió los mensajes de este medio.

 “Le llegó a ofrecer publicidad de la provincia de San Luis porque Talevi tenía una empresa de carteles. Era un intento para tratar de reducir la deuda“, cuenta uno de los testigos. Efectivamente, el financista también es dueño de Rental SRL, dedicada a la publicidad en la vía pública.

La aparición de la provincia de San Luis no es casualidad. En la sección “Circulo Rojo”, Infobae había revelado en julio pasado que el hijo de Moreau fue designado como empleado de la provincia que gobierna Alberto Rodriguez Saá mediante el decreto 1687, aunque en ese entonces ya acumulaba 257 cheques rechazados y una quiebra decretada en marzo de este año por la jueza comercial María Virginia Villarroel.

Moreau y Talevi nunca llegaron a un acuerdo. Por ese motivo, el diputado expulsado del radicalismo es uno de los más preocupados por el final de esta historia.