POR ConstanceZimmer

La Oficina de Turismo de la EDIRO no brinda información a turistas

Gestión, Sergio “sonrisa” Tamayo

Los turistas que quieren saber sobre los destinos, festivales, distancias y horarios de colectivos, no encuentran respuestas en la Oficina de Informes que se encuentra en la Estación Regional de Ómnibus. Con gran parte del personal de vacaciones (en plena temporada), el lugar es el reflejo de la importancia que el Gobierno le da al turismo. Paralelamente, el nuevo ministro de Turismo, Sergio Tamayo, conduce los destinos del ministerio desde la oficina del Parque de las Naciones y participa solo de algunos actos.

Los turistas se quejan de la mala atención en informes turísticos de la EDIRO

En las últimas horas del jueves se conocieron los reclamos de turistas que querían vacacionar en El Trapiche y cuando consultaron información en la Oficina de Informes de la EDIRO, no obtuvieron respuestas favorables y se sorprendieron al notar que el personal está de vacaciones y quien los atendió prácticamente no les brindó la información requerida. Estos turistas no pudieron conocer, consultando en esta oficina que depende del Ministerio de Turismo, los horarios de salidas, arribos y cómo llegar a esta localidad.  

Mientras, Tamayo sonríe a más no poder en cuanto acto participa, y busca un espacio en el año lectivo 2019, el rumbo del Ministerio de Turismo sigue zigzagueante. El nuevo Ministro, una de las flamantes designaciones del secretario General de la Gobernación, Alberto R. Saá (hijo); intenta esquivar los primeros obstáculos y no lo hace de la mejor manera.

Enterado de esta y de otras quejas a nivel interior, el funcionario intenta desprenderse aduciendo que la EDIRO no es competencia de Turismo, sin entender que actúan como compartimentos estancos. Esto habla de la nula coordinación que hay entre estructuras y este es parte del costo de cambiar todo el tiempo al ministro de turismo.

En la gestión de Alberto Rodríguez Saá han desfilado hasta el momento cinco ministros y el reciente, Sergio Tamayo, no parece reunir tampoco los conocimientos básicos y estar a la altura para desempeñarse en el cargo.