POR TawnyCypress

La última gran estafa

Diana

El Gobierno de San Luis a través del Ministerio de Ciencia y Tecnología y su par de Salud, presentaron como novedosa e innovadora una aplicación para pacientes diabéticos muy similar a una app gratuita española destinada a pacientes con cáncer.


 

Si bien, el uso de la tecnología aplicada a la salud, puede ser una excelente herramienta de monitoreo y seguimiento de los pacientes, lo que llama la atención del anuncio que realizó la ministra Alicia Bañuelos, es que en ningún momento aclaró si el Gobierno de San Luis adaptó un sistema ya existente y exitoso en otro país del mundo o cuánto invirtió el Estado para acceder a la aplicación que puede descargarse de manera gratuita en Google Play desde el año 2016 y que fue lanzada por un laboratorio internacional en España.

Tanto la Agencia de Noticias, como el diario de Alberto Rodríguez Saá, sostienen que "Diana" es un desarrollo del Gobierno de San Luis pensado para los pacientes diabeticos de la provincia. Y lo describe como una app de inteligencia artificial que ayuda a gestionar los tratamientos y generar controles y recomendaciones para las personas que padecen la enfermedad. 

Según explicó el Jefe del Programa Gobierno Digital, Cristian Cano, el sistema se desarrolló durante aproximadamente seis meses, gracias al trabajo coordinado entre los ministerios de Salud y Ciencia y Tecnología.

La multipremiada internacionalmente gestión de Alberto Rodríguez Saá presentó como propia una App muy similar a otra que fue lanzada en España en el año 2016. Casualmente las dos tienen el mismo nombre: Diana.

En junio de ese año,  Roche España en colaboración con varios grupos de investigación, especialistas y pacientes dieron a conocer el desarrollo de Diana, una aplicación gratuita que nació con el objetivo de acompañar a las pacientes de cáncer de mama durante todo el proceso de su tratamiento, ofreciendo información sobre la enfermedad, herramientas motivacionales, de control y seguimiento, así como apoyo psicológico.

 

Diana, les ayuda a las pacientes con cancer de mama, a llevar hábitos saludables allá donde vayan, les marca objetivos diarios de ejercicio, de la hidratación que deben tener, la alimentación e incluso el descanso. Además, les permite introducir valores relacionados con su estado de ánimo como ansiedad, dolor o cansancio. Las pacientes pueden añadir información sobre el estadio de la enfermedad en que se encuentran o sus historiales clínicos. Con todos esos datos, Diana elabora una gráfica de seguimiento de la enfermedad que luego las usuarias podrán enseñar al médico.

Si bien, inspirarse en ideas ajenas con la intención de hacer un bien a la sociedad no estaría tan mal,  pero presentarlo como un desarrollo propio a la vanguardia de la innovación científica en materia de salud pública, sería parte de las estafas y negociados a los que nos tiene acostumbrados la ministra de Ciencia y Tecnología desde hace tiempo.  

El modus operandi parecería repetirse una vez más. Alicia Bañuelos acerca una idea de laboratorio y la empresa para que la desarrolle. Alberto Rodríguez Saa la compra y luego ella desaparece. Ocurrió con la historia clinica digital, ocurrió con la CIPE, con la comisaría virtual y con otros grandes anuncios que quedan solo en eso.