POR TawnyCypress

El Gobierno les derrumbó la casa y los dejó en la calle

Paraje La Tranca

A fines de la semana pasada, la familia Aguero fue desalojada violentamente, luego de que la policía arrasara con su precaria vivienda. Ocurrió en el paraje La Tranca, zona limítrofe con la provincia de San Juan.


 

Con orden judicial en mano, las personas designadas para el operativo, irrumpieron en la propiedad y una máquina tiró abajo la pequeña vivienda rancho que esta familia tenía en el kilómetro Nº410 de la Ruta 20.

Saturnina Aguero vive allí desde siempre y cuenta con todos los papeles de la propiedad, aseguran los miembros de la familia, quienes culparon al Gobierno de Alberto Rodríguez Saá de expropiar las tierras para dárselas al pueblo Huarpe.

Las imagenes fueron difundidas por la familia a través de las redes sociales. Allí puede verse cómo la casa donde vivía "Nina" y su familia quedó convertida en un montón de escombros. 

“Llegaron de golpe, los sacaron y ahora no tiene a donde irse. Llegaron con la orden judicial, las máquinas y arrasaron con todo; ella tiene hijos, nietos, y encima de experimentar el terrible momento tuvieron que irse a la ruta con las pocas pertenencias que alcanzaron a sacar”, relató su hermana a El Chorrillero.

La familia pasó la noche a la orilla de la ruta. Pero eso no fue todo, luego recibieron amenazas para que dejaran el lugar.  Como consecuencia de todo lo vivido, Aguero se descompensó y fue trasladada a Encón, San Juan. 

"No destruyeron un palacio, destruyeron el trabajo de años, una humilde casita que se hizo una mujer que lo unico que conoce en su vida es: trabajar y amar a sus nietitos", afirma una de las sobrinas de Nina en su cuenta de Facebook.

Los vecinos de La Tranca y la familia Agüero responsabilizan al gobernador Alberto Rodríguez Saá y a la provincia de San Luis por la salud de la señora y los menores vulnerados, quienes se quedaron sin vivienda y cuyas pertenencias también fueron destruidas.