POR ConstanceZimmer

Persecuciones, amenazas y una renuncia con olor a tufo en el Concejo Deliberante de La Punta

Gestión Alberto Rodríguez Saá

La concejal Paula Bustos, hija de Saúl Bustos, eterno funcionario y amigo del poder; presentó su renuncia al bloque del PJ y denunció públicamente a sus compañeras, entre ellas a María Isabel Valdivieso, de ser participes de hechos persecutorios y prácticas antidemocráticas.

 

Bustos, la tercera de izquierda a derecha, denunció manejos y amenazas 

La concejal presentó su renuncia indeclinable, algo que sorprendió al resto. Denunció que le quitaron el celular para escanearlo y ver sus mensajes, además le rompieron las cámaras de seguridad de su casa, una cubierta del auto y la amenazaron para que votara en contra de su voluntad.

 “El motivo de mi decisión es el hecho de haber sido hostigada en varias oportunidades, sometiéndome a diversos tipos de presiones y persecuciones dentro de mi propio bloque. En innumerables ocasiones se han aplicado prácticas y métodos no persuasivos, sino de imposición, a fin de llevar a cabo objetivos que muchas veces fueron antidemocráticos, como en el caso de la elección de la presidente de este honorable concejo deliberante”, dijo Bustos.

En su relato, la ex concejal relató que a fines del año pasado, cuando se iban a elegir las nuevas autoridades del Concejo, “una persona que no ejerce cargo público” ni se domicilia en La Punta se hizo presente en el recinto “para imponer quien debía ocupar dicho cargo, no teniéndose en cuenta la decisión de cada una de las integrantes del bloque”.

También contó que en septiembre de 2016; “una persona que dijo ser enviado por la conducción del partido” le pidió que haga entrega de su teléfono “a fin de ser scanneado por las fuerzas de seguridad para obtener información de mensajería respecto a los hechos ocurridos ese día en el Partido Justicialista de La Punta”.

 “Con el afán de frenar el progreso de la ciudad y entorpecer la gestión municipal, se dejó de lado la labor que debíamos realizar como ediles en beneficio de los vecinos de esta ciudad, manejándose demagógicamente con un discurso confuso y ambiguo, por ejemplo a la hora de dar explicaciones a la hora de dar explicaciones ante la demora de expedientes de pliegos licitatorios. En situaciones como la mencionada, no se tuvo en cuenta ni mi voluntad ni mi palabra y siempre se puso en duda mi lealtad hacia el partido que represento”, señaló.

Por otra parte también recordó que al no estar de acuerdo con un despacho de la comisión que integra, la presidenta del concejo, María Isabel Valdivieso, (hoy candidata a la intendencia de La Punta) la amenazó expresándole que “lo acontecido llegaría a oídos del Gobernador”.