POR ConstanceZimmer

Caprichos feudales: Siguen cerrados los cinco jardines de infantes que entregó La Nación

Gestión Alberto Rodríguez Saá

El gobierno de Alberto Rodríguez Saá abandonó cinco jardines de infantes recientemente entregados por el Estado Nacional para ser inaugurados en el ciclo lectivo 2019. Cientos de padres esperaban con ansiedad la apertura de los mismos para inscribir a sus hijos. Vuelve a repetir la conducta de abandonar las obras, como lo hizo con las miles de viviendas de la gestión anterior.

Desde el Ministerio de Educación de San Luis, a cargo de Paulina Calderón, deslizaron que los edificios tenían problemas estructurales, algo que fue descartado por las empresas que construyeron los jardines. Lo que sucedía era propio del abandono. En solo dos semanas, las empresas que construyeron los mismos, dejaron todo en perfectas condiciones para ser abierto en este ciclo lectivo, pero nada de eso sucedió.

Rodríguez Saá, así como lo hace con el transporte interurbano, se niega a inaugurar estos modernos edificios y equipados para el nivel inicial. Las fotos son elocuentes y muestran a los dos jardines e infantes de Villa Mercedes; uno ubicado en el Barrio Nueva Generación y el otro en La Ribera; listos para recibir a los pequeños.

La noticia tuvo repercusión nacional e incluso un equipo periodístico de TN visitó San Luis para confirmar lo que había informado el portal local El Chorrillero, que las últimas horas además mostró imágenes de las escuelas de Villa Mercedes, donde se  puede apreciar que están listas para ser usadas.

La empresa constructora, mientras tanto, ultima detalles en los tres restantes establecimientos ubicados en La Punta, Barrio Mirador del Portezuelo y Juana Koslay, donde también hace trabajamos más relacionados a la limpieza y mantenimiento que a fallas estructurales.

“Abandonar”, la vieja estrategia de Rodríguez Saá

Si de abandono se habla, mucho saben al respecto los hermanos Rodríguez Saá. Los sanluiseños pueden dar muchos ejemplos de las obras faraónicas construidas y abandonadas a los pocos meses.

Pero en la gestión actual de Alberto Rodríguez Saá hubo un abandono sistemático y alevoso de las obras de construcción de viviendas, escuelas y hospitales. Su antecesor, Claudio Poggi, había dejado miles de viviendas listas para ser entregadas, pero Rodríguez Saá demoró estas entregas hasta que las construcciones se comenzaron a deteriorar. El objetivo era claro, castigar a los beneficiarios, perseguir a los mismos con la intervención realizada desde la Secretaría de la Vivienda, y finalmente, cuando él lo quisiera, comenzar a entregarlas a cuenta gotas.

Fotos: El Chorrillero