POR TawnyCypress

El presidente de Victoria culpó al equipo sanjuanino de los hechos de violencia que ocurrieron en San Luis

Increíble

El Comisario Mayor Roberto Vallejos, amigo y jefe de la custodia de Alberto Rodríguez Saá fue uno de los grandes responsables de lo ocurrido este sábado en el partido que Victoria disputaba contra Peñarol de San Juan.

Roberto Vallejos y Alberto Rodríguez Saá


"Queríamos ir al vestuario pero un policía nos cerró el portón. Nos empezaron a pegar, no había cómo salir", expresó Cristian Bove, el entrenador de Peñarol de San Juan.

Lo ocurrido en el Club Victoria "pudo haber sido una tragedia". Así lo calificó el director técnico del equipo visitante Cristian Bove, quien además denunció públicamente que la zona estaba liberada. 

“Todos, partiendo por los dirigentes, son responsables. Nosotros tuvimos que salir de ahí en dos camionetas de la policía, habíamos quedado varados a la orilla de la autopista”, afirmó el entrenador del equipo visitante.

Hasta ahora, el Ministerio de Seguridad, a cargo de Ernesto Nader Alí, no dio ninguna explicación de lo sucedido. El único que habló en la mañana del domingo fue Roberto Vallejos, jugador de Victoria y jefe de custodia del primer mandatario provincial.
El presidente del club, lejos de hacer una autocrítica, y hacer cargo de lo ocurrido, intentó desligarse responsabilidades y dijo en diálogo con TN que "todo empezó cuando el técnico de Peñarol le pegó una trompada a un jugador de Victoria".

“Siempre quise calmar los ánimos, a los jugadores y la gente. Que no surgieran hechos lamentables. No fue zona liberada. Rompieron el alambre y se metió gran parte de la hinchada. Cuando intentábamos cortar el paso, llegó la gente de infantería”, dijo Vallejos, minimizando lo sucedido.

Vallejos tardó varios minutos en reconocer que hubo "negligencias en el operativo" y contó que luego de reunirse con la comisión directiva del club, recién evaluará si renuncia al cargo. 

El club puntano tiene un fuerte lazo con la gobernación de la provincia que comanda Alberto Rodríguez Saá. Para el gobernador, el club Victoria es un modelo a seguir.

 

Sin embargo, lo que ocurrió este sábado fue bochornoso y preocupante. Los jugadores visitantes están convencidos de que se todo se trató de una "zona liberada" por parte del club Victoria. "Nos trabaron el portón para que no pudiéramos salir. Fue la propia gente del club y los propios jugadores. Además la policía liberó la zona para que los hinchas entraran", contó Francisco Fernández, uno de los futbolistas visitantes.

El hombre contó que varios jugadores se fueron con heridas y golpes. "Nos defendimos como pudimos, pero eran muchos. Corrimos para salvarnos, trepamos el alambrado y terminamos con cortes. Saltábamos de a uno e intentábamos ayudar a los otros compañeros", sostuvo.

"A un compañero ( Ernesto Ceballo) le pegaron un rodillazo en el pecho. Se quedó sin aire, no podía respirar. No pudo trepar el alambrado y le siguieron pegando", relató.

Ahora, todo quedó en manos de la AFA. Será la máxima autoridad del fútbol quien deba evaluar sanciones al club Victoria de San Luis por la salvaje agresión.