POR ConstanceZimmer

El candidato de Alberto que quiso defender lo indefendible

Salud en crisis

Durante el acto que encabezó Alberto Rodríguez Saá en la Villa de Merlo, su candidato a intendente, Mariano Stinga, dejó en evidencia la crisis de la salud de San Luis y no supo salir del paso.

 

La crisis de la salud de San Luis es una realidad y Merlo es un ejemplo de lo que sucede. La turística localidad fue foco de marchas y reclamos que incluso se hicieron delante de la fría mirada del actual Gobernador.

Este miércoles durante el acto de presentación de candidatos, en el que estuvo en compañía de “su candidato”, Mariano Stinga, el propio mandatario escuchó al candidato decir que es importante que los vecinos vean los problemas en las otras provincias y no los de San Luis.

La desafortunada frase incomodó a propios extraños que lo miraron de reojo. Y Stinga siguió: “La salud en Merlo es un desastre en comparación con qué otro lugar del país. Nos faltan cosas, es verdad, pero en esta provincia se construyen hospitales, en el resto de las provincias se destruyen”, fue la definición del dirigente y candidato en esta elección por el Frente que postula a la reelección a Alberto Rodríguez Saá.

El propio Stinga fue muy crítico con la gestión de Rodríguez Saá y específicamente en materia de salud. Ensayó una defensa al sistema y a la política de salud actual, pero olvidando que por ejemplo en 2017 se cerró en Villa Mercedes la Clínica de DOSEP y el hospital “Madre Catalina Rodríguez”, inaugurado por Rodríguez Saá se convirtió en el fiel reflejo del fracaso del sistema sanitario de San Luis.

Desde que abrió sus puertas se fueron profesionales e incluso la misma directora, María Flores, que dejó la institución no sin antes cuestionar fuertemente a la política del Gobierno de San Luis. Su alejamiento dejó a la luz incontables problemas que se mantenían ocultos.

Rodriguez Saá nunca pudo frenar la crisis de la salud de San Luis y tampoco las declaraciones de su propio candidato que no supo girar en su discurso respecto a la salud y dejó nuevamente en evidencia las falencias de un Gobierno que no tiene en su agenda, como prioridad el tema salud.