POR TawnyCypress

CARA DE PIEDRA: BEBIENDO DE SU PROPIA MEDICINA

Sin palabras

El Alzheimer político volvió a aparecer. Repudian en la Cámara de Diputados lo que pusieron en práctica durante años: persecución y atropello.

Carmelo Mirábile



Este miércoles, el diputado provincial Carmelo Mirábile presentó un proyecto para repudiar que  Máximo Miguel Marquez, trabajador del Plan Solidario del departamento San Martín fue despedido del programa social, por ser candidato de Adolfo Rodríguez Saá.

El proyecto, que fue aprobado por mayoría, denuncia en sus fundamentos, que las "persecuciones y despidos" que llevan adelante funcionarios del Ejecutivo Provincial y jefes comunales de varios pueblos del interior, "vuelven insostenible la situación".

Lo que olvida el autor del proyecto, es que estas prácticas de persecución y hostigamiento al que piensa diferente, lo vienen ejecutando hace muchos años. ¿Lo olvida o se hace el que no se acuerda?. Si es así, se lo recordamos brevemente.

Hace varios meses atrás, los hermanos Rodríguez Saá trasladaron a 100 km de su domicilio a una enfermera por ser candidata opositora. Regina “Chona" Funes, candidata a senadora del departamento San Martín por Avanzar y Cambiemos Por San Luis, fue notificada que debía trasladarse todos los días desde Potrerillos hasta el Bajo de Veliz.

Es esa oportunidad, septiembre de 2017, y enojados por haber perdido las PASO, los hermanos y sus súbditos salieron a "cazar traidores". En ese momento el pedido especial de traslado de "Chona" fue realizado por el senador del departamento San Martin a las autoridades del Ministerio de Salud.

Este caso, el de "Chona", es sólo un ejemplo. El diputado provincial que hoy repudia el despido de un candidato de sus mismas filas, no presentó ningún proyecto para defender a esta mujer, ni a muchos otros ciudadanos que tuvieron que pasar por situaciones similares.

Lo que hoy plantean los seguidores de Adolfo Rodríguez Saá, como un hecho lamentable y vergonzoso, es lo que ellos mismos promovieron tantas veces. 

 

Luego de perder las elecciones primarias, en agosto de 2017, el cinco veces gobernador y tres veces senador nacional, Adolfo Rodríguez Saá, le enviaba audios a sus punteros políticos pidiéndoles tranquilidad y asegurándoles que tanto él como su hermano irían a la caza de los “traidores”.

 

Juan Pablo Funes Bianchi

 

El diputado provincial Juan Pablo Funes, calificó de repudiable lo sucedido con este trabajador. Acaso no era repudiable también lo que los dirigentes políticos de su partido hicieron luego de perder las PASO en el año 2017? No era repudiable y lamentable que se persiguiera a los trabajadores por un like en las redes sociales o una foto con el exgobernador Claudio Poggi?. 

Parece que el joven dirigente perdió la memoria. Quienes no pierden la memoria son los ciudadanos. Los que padecieron las persecuciones, quienes perdieron su vivienda, o quienes fueron trasladados de sus lugares de origenes sólo por pensar diferente.