POR TawnyCypress

Salud: siempre la  misma historia

Sin profesionales

Una mujer de 85 años de Merlo, se fracturó sus dos muñecas y debió esperar dos días para que la atendiera un traumatólogo.  Ni en el hospital público ni en la Clínica Privada pudieron atenderla por falta de especialistas durante el fin de semana.

Hospital Madre Catalina Rodríguez, inaugurado en septiembre de 2018

 

Definitivamente en la Villa de Merlo, las urgencias no deben ocurrir los fines de semana. La falta de especialistas como traumatólogos, puede complicar la vida de los ciudadanos que sufran golpes o fracturas. Hasta el día viernes, todo está bien, pero luego los pacientes deberán esperar hasta el próximo lunes. Ni hablar de  un fin de semana largo o un "San Perón" a la vista.

Sergio Manzur Cuesta, en vecino de la localidad turística, que este martes se mostró al mundo al ser testigo del tan esperado eclipse de sol, decidió hacer público lo que le tocó vivir a su madre. En diálogo con el medio "El Corredor Noticias", el hombre contó que su madre, una mujer de 85 años tropezó y cayó sufriendo fuertes golpes en su cuerpo. Una vecina asistió a la anciana tras el accidente y de inmediato llamó al Sempro. La ambulancia llegó a los pocos minutos y la trasladó al hospital regional de la Villa de Merlo, en donde se le curaron las heridas superficiales y se le realizaron placas en sus dos manos. Luego de que constataran que tenía fractura bilateral en ambas muñecas y un golpe en la nariz, le dijeron que no había traumatólogo hasta el lunes; le sugirieron que, como la cubre la obra social PAMI, que fuera a la clínica; y la mandaron a la casa en taxi.

Clínica Privada Merlo

 

Una vez en su casa, después de contarle lo ocurrido, Sergio y su madre salieron en busca de un traumatólogo. Fueron a la Clínica Privada Merlo, en donde le dijeron que tampoco había quien atendiera la urgencia; siguieron buscando y en ningún otro centro médico encontraron respuestas.

La mujer pasó 48 horas sin poder recibir la atención médica necesaria hasta que al fin, este lunes, la abuela fue asistida por el especialista en la clínica, en donde pudieron tratarla y enyesar sus dos manos.
“Es realmente vergonzoso. Mi madre, de 85 años, se cayó en la calle. Fue trasladada por el Sempro después de ser asistida por vecinos al hospital. Ahí le hicieron radiografías y constataron fractura bilateral en ambas muñecas y un golpe en la nariz. La mandaron a la casa en taxi y le dijeron que no había traumatólogo, que esperara hasta el lunes. Ella tiene PAMI, y le correspondería la Clínica Privada Merlo, en donde después de llevarla, me dicen que tampoco hay traumatólogo. No pude conseguir ni particular un traumatólogo que la atendiera. Es realmente preocupante e indignante que con tanta infraestructura no haya profesionales”, dijo indignado.

Como ésta, muchas historias similares se repiten en las localidades del interior. Vecinos que se trasladan a localidades cercanas, mujeres que deben ir  a parir a otro lado, adultos mayores que deben esperar... como este caso.  Pero a nadie le importa. Para Alberto Rodríguez Saá, el hospital de la Villa de Merlo es "un ícono innovador de la salud puntana", pero lamentablemente la historia se repite. Sigue sin contar con especialistas.
 

Fuente: El Corredor Noticias