POR ConstanceZimmer

Hallazgo en el Hospital de Villa Mercedes: “Me lo entregaron como un perro, todo despedazado y podrido”

Sociedad

Así lo expresó Marcela Martínez la esposa del hombre que encontraron muerto en un depósito contiguo a pediatría del Hospital de Villa Mercedes. “Me lo entregaron como un perro, a cajón cerrado, todo despedazado porque estaba todo podrido ¿cómo le puedo enseñar eso a mis hijos?”, dijo.

La mujer de Roberto Quiroga expresó su impotencia en una entrevista que brindó al programa Viva la Mañana que conduce el periodista Gustavo Castro por FM La Bomba: “No me pueden decir en el Hospital que es la primera vez que él entraba a dormir, porque hay gente que me dijo que hacía más de 10 días que estaba durmiendo ahí”.

Si bien, la causa de la muerte de Quiroga habría sido “una asfixia” que posteriormente “lo llevó a una muerte súbita”, su mujer sigue sin entender cómo los profesionales del área donde se encontró el cuerpo no advirtieron mucho antes la situación: “¿No se van a dar cuenta del olor que largaba? según la forense, él murió el día 29 a las 2 de la mañana, eso dice el certificado”. De acuerdo con ese informe, el hombre pasó muerto 3 días en ese lugar.

 “Me lo entregaron como un perro, a cajón cerrado, todo despedazado porque estaba todo podrido ¿cómo le puedo enseñar eso a mis hijos?”, expresó la esposa de Quiroga, quien confirmó que “ni siquiera pudieron vestirlo” por el avanzado estado descomposición.

Martínez dijo que pedirá “explicaciones al Hospital de Villa Mercedes” porque todavía “nadie” habló con ella.

La mujer fue citada al juzgado y solicitará que se aclaren ciertas incertidumbres sobre la muerte del hombre. “Voy a plantear que se fijen en las cámaras de seguridad a qué hora entró, en qué día y a qué hora lo sacaron de ahí”, añadió.

Roberto Quiroga tenía 46 años y se había ido de su casa que está situada en el barrio 640 Viviendas.

De acuerdo a lo que informó el subcomisario Diego Bustos, de la Comisaría 9º, cuando este martes personal del Hospital quiso entrar a la oficina (donde guardarían archivos) no pudieron abrir la puerta. Después se encontraron con el cadáver, y en el caso intervino la División Homicidios.

El hombre no tenía signos de violencia y según confirmó su esposa, tampoco padecía “ningún tipo de enfermedad”. Se dijo desde un primer momento que había ingresado a ese lugar para refugiarse del frío que azotó la ciudad en los últimos días.

Fuente: El Diario de San Luis