POR ConstanceZimmer

Los alquileres del Vicegobernador: “Quien del traidor se fía, lo sentirá algún día”

-Se alquila-

Por estas horas en la CGT, delegación Villa Mercedes, se vive un clima tenso. Denunciaron al actual Vicegobernador y candidato a Diputado Nacional, Carlos Ponce, de haber alquilado sin autorización un inmueble a la Municipalidad de Villa Mercedes en representación del movimiento obrero. De la confianza a la desconfianza en dos cachetadas.

 

El locador de la polémica. Lo engancharon alquilando sin autorización

Al parecer, Ponce habría alquilado una casa sin autorización por cerca de 500 mil pesos y al contrato lo firmó como secretario General de la Regional Villa Mercedes, siendo que la institución se encuentra en plena normalización.

Ponce alquiló la casa para que en el lugar funcionen oficinas de la secretaría de Control Urbano de la Municipalidad de Villa Mercedes.

Son muchas las voces que repudian el accionar de Ponce. Uno de ellos fue el secretario general del sindicato de Panaderos, Darío Martinelli, quien en declaraciones a la prensa sostuvo: “En Villa Mercedes se arrogan cargos algunos donde realmente parecería que están usurpando títulos, cargos; entonces realmente hemos planteado que necesitamos la normalización y después políticamente que cada uno puede hacer lo que quiera”.

Luego, agregó: “Tenemos una documentación que nos llegó a nuestro poder y vamos a hacer una conferencia de prensa. Nosotros tenemos dos casas, una ubicada en Chacabuco y Balcarce y otra en Chacabuco 42. Tiene un número de expediente la documentación (…) por eso planteo el tema de la normalización de la CGT. Hay un expediente de alquiler de una casa. ¿Quién es la CGT, la comisión que alquila la casa al municipio?. Lo digo a título personal porque a mi gremio lo teníamos que normalizar, yo era normalizador y actuaba en función del poder que me había otorgado la federación”, dijo Martinelli.

Lo cierto es que quedó a la luz la maniobra de Ponce, quien sabiendo que desde la secretaría del Interior de la Confederación General del Trabajo (CGT) se tiene en marcha una normalización de la delegación de Mercedes, el Vicegobernador no tiene las facultades para realizar este tipo de acciones.

 “Acá no hay certificación de autoridades, no hay normalizador, dicen ser secretarios de la CGT, firman. Vas a ver que hay un secretario de finanzas, Félix Javier, uno general y entregan un recibo”, denunció Martinelli aclarando que no existe la figura de Secretario General, tal como rubrica los documentos, Carlos Ponce.

“Está cobrando un alquiler, hay un contrato de locación firmado con la Municipalidad, estas dos casas fueron entregadas en el año ’55 a Oraldo Britos. Una se utilizaba para el funcionamiento de la CGT y la otra se prestaba a los mineros, trabajadores que querían parar y dormían, donde está y ha funcionado siempre acción comunitaria, adultos mayores del municipio”, informó.

¿Entonces lo normal es ser deshonesto?

El referente de los panaderos también apuntó a Mario Raúl Merlo, el intendente de Villa Mercedes. “Lo que no entiendo es cómo el intendente homologa siendo que del otro lado no le otorgan un poder, una certificación de autoridades, algo que diga que pueden cobrar. Yo estaba normalizando mi gremio, normalizamos y ahora hay una comisión, se nos entrega la certificación de autoridades por el Ministerio de Trabajo de la Nación. Acá no hay nada”, remarcó.

Volviendo al tema del accionar de Ponce y su relación con la CGT de Villa Mercedes, el sindicalista agregó: “La CGT está acéfala, nosotros pertenecemos todos a la CGT, lo que pasa es que no podemos ir y meternos en el edificio porque van a decir ‘Martinelli con un grupo vinieron, es un tema violento’. Pero, eso se tiene que regularizar. No voy a avalar, hablo a título personal, no avalo las cuestiones deshonestas. Cada uno de los que firmaron el acuerdo Fernández- Fernández, tienen representación?”.

Por otra parte, añadió que “el artículo 101 y 102 del estatuto de la CGT prevé sanciones y una de las causales es la malversación de fondos”.

Traición

“Creo que hay cuestiones que hay que mostrar a la ciudadanía y trabajadores. Me encontré con un dirigente que me dijo esto sería traicionar al movimiento obrero”, dijo.

 “No, traicionar es no decir la verdad y quedarse con plata, porque acá se están quedando con plata. Después aparece un balance, ¿balance de qué? Si hace años que no hay balance”, detalló.

“Nosotros acompañamos en su momento a algo que creíamos que podía ser serio, transparente; bueno, salimos, pateamos el tablero y por eso formamos el frente sindical. No creemos en esto, no hay conducción, la CGT está acéfala hace muchos años”, explicó.